Golog Jigme

Resumen: Monje, cineasta y activista tibetano. Golog Jigme trabajó con Dhondup Wangchen para hacer la película ‘Leaving Fear Behind’
Sentencia: Encarcelado tres veces entre 2008 y 2012.
Estatus: Después de 20 meses escondido, Golog Jigme escapó al exilio en 2014. Mientras estuvo detenido, fue brutalmente torturado, incluso encadenado a la chimenea de una estufa encendida y a una silla de hierro donde sufrió golpes y descargas eléctricas. Su salud física a largo plazo se ha visto afectada por el trato que recibió durante su detención.

Golok Jigme DHGolog Jigme es uno de los activistas tibetanos más importantes quien escapó de Tíbet desde el Levantamiento Tibetano de 2008. Su resistencia, persecución, tortura y escape en el Tíbet ocupado por los chinos es tanto una historia personal notable como una visión profunda del Tíbet bajo el dominio chino.
Después de escapar de una cárcel china en 2012, pasó veinte meses huyendo, siendo protegido por tibetanos con un gran riesgo para ellos mismos. Cruzó en secreto la frontera con India en mayo de 2014 y se mudó a Suiza en 2015.

Golog Jigmefue arrestado en 2008 por ayudar a hacer el poderoso documental «Leaving Fear Behind» con Dhondup Wangchen. En la película, los tibetanos en Tíbet hablan con franqueza sobre la ocupación china y los Juegos Olímpicos de Beijing de 2008. Tanto Golog Jigme como Dhondup Wangchen fueron encarcelados antes de terminar la película, pero el cortometraje fue sacado de contrabando de China para ser editado. Fue entregado a una sala de periodistas en Beijing antes de la apertura de los Juegos Olímpicos en 2008.

Encarcelado tres veces entre 2008 y 2012, fue brutalmente torturado, incluso encadenado a la chimenea de una estufa encendida y a una silla de hierro donde sufrió golpizas y descargas eléctricas. En el exilio, le dijo a Tibet Watch:

“Siempre que recuerdo esa silla siento miedo, incluso hasta el día de hoy. Sentí que sería mejor morir que sobrevivir a la tortura en esa silla. Me mantuvieron en la silla días y noches. En un momento, se me hincharon los pies y para mi horror, se me cayeron todas las uñas de los pies».

Fue arrestado nuevamente en 2009 por supuestamente compartir información con el mundo exterior sobre el levantamiento tibetano en 2008 y luego, en 2012, fue encarcelado nuevamente por el cargo de incitar a las protestas de autoinmolación tibetanas. Creyendo que lo iban a matar en el hospital, logró escapar de la cárcel. Mientras huía, las autoridades lo acusaron de asesinato, pero su persecución a nivel nacional fue un fracaso después de que los tibetanos lo protegieron durante casi dos años.

Golog Jigme ha continuado su activismo por Tíbet desde que llegó al exilio. En Suiza, ha dado testimonio ante el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas. Ahora es un miembro clave de la Coalición de Defensa de Tíbet y trabaja para plantear cuestiones clave directamente en el Consejo de Derechos Humanos y con expertos y gobiernos de la ONU.

Copy link
Powered by Social Snap